Euoplocephalus

Este llamativo dinosaurio vivió durante el final del periodo Cretácico, hace aproximadamente 65 millones de años en el territorio conocido hoy día como América del Norte y a pesar de que se han hallado diversos ejemplares, no se poseen muchos datos precisos sobre su comportamiento y forma de vida.

Lo que sí se sabe con certeza es que poseía unas extremidades musculosas y que además era capaz de correr a una velocidad considerable, tomando en cuenta su enorme peso.

euoplocephalusDatos

  • Significado de su Nombre: Cabeza Bien Acorazada o Bien Protegida.
  • Periodo: Cretácico Tardío o Superior.
  • Dieta: Herbívoro.
  • Descubrimiento: 1902 por el paleontólogo Lawrence Morris Lambe.
  • Dimensiones: De gran tamaño con aproximadamente 6 metros de largo.
  • Peso: Un adulto totalmente desarrollado podía pesar hasta 2 toneladas.

Descubrimiento

El primer hallazgo del Euoplocephalus fue realizado por el paleontólogo Lawrence Morris Lambe en el año 1902, durante una expedición llevada a cabo en Norteamérica. En principio se le asignó un nombre distinto (Stereocephalus), pero el mismo debió ser cambiado posteriormente por su complejidad para ser escrito y que además ya había sido asignado previamente a un insecto.euoplocephalus-tamano

La gran mayoría de los hallazgos de esta criatura han tenido lugar en Alberta, Canadá; sin embargo, también se han encontrado restos fosilizados del Euoplocephalus en diversas expediciones llevadas a cabo en Estados Unidos.

Cráneo

esqueletoEl Euoplocephalus tiene su nombre gracias a su característico cráneo que estaba cubierto de cuernos, los cuales, le brindaban protección ante otros depredadores; además de los cuernos su cráneo también poseía una placas óseas. Su mandíbula era fuerte gracias a los músculos ubicados en sus mejillas, y estaba provista de dientes y muelas que junto a su pico córneo, eran ideales para alimentarse de la vegetación a su alrededor.

euoplocephalus-caparazonCoraza

La coraza que protegía al Euoplocephalus era sin duda alguna la característica principal de este gigante cretácico, esta se extendía por todo su cuerpo exceptuando su zona abdominal; esta coraza consistía de una serie de protuberancias óseas que corrían desde su cabeza hasta su cola.

Esta coraza le permitía conseguir alimento sin preocuparse por ser atacado por otros depredadores de la época como el Albertosaurus.

Los estudios realizados a los restos fosilizados de este ejemplar indican que la única forma de atacarlo era mordiendo su abdomen, puesto que era la única parte de su cuerpo que se encontraba desprovista de la protección que brindaba la coraza.

Cola

cola-del-dinosaurio-de-euoplocephalusEl Euoplocephalus contaba con una enorme cola de aproximadamente 30 kilogramos en forma de mazo con una terminación ósea redonda, esta servía como arma defensiva en caso de ser atacado y junto a la coraza, le conferían un aspecto verdaderamente feroz.

La amenazante cola tenía un movimiento horizontal, con una fuerza tal que se piensa que podía derribar incluso a grandes depredadores como el Tiranosaurio Rex.

Por toda su espalda contenía peligrosas espinas hasta el extremo de su cola, y al final una gran bola ósea, la misma, la utilizaba para su defensa y también disuadía a los depredadores con el movimiento de la cola de un lado a otro.

euoplocephalus-alimentandoseAlimentación

Como hemos mencionado con anterioridad, esta criatura pertenecía a la familia de los herbívoros, se ha podido inferir que a no era muy flexible por lo que debía alimentarse del plantas y bayas que se encontraban a nivel del suelo; es bien sabido, que era de estatura bajo y muy pesado, por ende, las plantas tenían que estar en tierra o por lo menos a su alcance, por lo que su cuerpo no le permitía colocarse en dos patas y alcanzar plantas o arboles altos.

Estudios indican además, que sus dientes no eran muy fuertes, por consiguiente debía alimentarse de plantas suaves.

Su gran tamaño y peso representaban que debía conseguir grandes cantidades de alimento diariamente, sin embargo como el Euoplocephalus era de comportamiento solitario (no vivía en manadas), no era una tarea muy complicada.

euoplocephalusCuriosidades

  • El Euoplocephalus pertenece a la misma familia del Tarchia y también del Ankylosaurio.
  • A pesar de su gran sistema de defensa, si el Euoplocephalus era derribado, estaba perdido.
  • Hasta la fecha se han descubierto aproximadamente 40 ejemplares de esta criatura entre Estados Unidos y Canadá.
  • Un golpe de su cola podía fácilmente romper las piernas de otro dinosaurio.
  • La protección del Euoplocephalus no se limitaba a su lomo, costados y cola; llegaba incluso a sus parpados.