Albertosaurus

Es un dinosaurio comedor de carne, que existió hace más de 60 o 70 años millones atrás. Se mostró en el periodo cretácico. Su descubrimiento ocurrió en el 1884, en Canadá. Su fósil estaba incompleto en esos años, pero más adelante encontraron partes de su esqueleto; en un principio se presentaron dudas de su nombre porque tiene un parecido al gorgojaría, y como él, está relacionado con el tiranosaurio; por esta razón fue incluido en la clasificación de los terópodos.

albertosaurus-dinoVarios científicos paleontólogos, a partir de ese año hicieron más hallazgos de sus partes, pero como era común en esos días, siempre se mostraban dudas de su especie, de su comportamiento, alimento, entre otras características que los mismos estudiaban de los dinosaurios. Pero con los estudios a profundidad pudieron dar veracidad a algunas hipótesis sobre su descripción.

Aspectos de su anatomía

  • Tiene un peso de 2,6 toneladas, por su altura y tamaño.
  • Tiene un largo de casi diez metros, desde su cabeza a la punta de su cola.
  • Su altura alcanza casi los cuatro metros en su adultez.

albertosaurus-peludoSu anatomía posee diversas características relevantes. Su cabeza es un poco alargada y grande, se considera adecuada por el tamaño de su cuerpo. No poseía ningún tipo de formas o crestas en su cabeza, prácticamente era liso. Sus dientes, aspecto más relevante; eran alargados y bastante puntiagudos, para dañar de manera efectiva a su presa. A diferencia de otras especies, el poseía una cantidad mayor de dientes, aproximadamente en sus fósiles se denotaron 70 o 72, los cuales son un poco curvos hacia adentro, haciendo una sujeción más determinada a la carne.

Sus patas traseras, presentan un alto superior comparado con otros dinosaurios. Las mismas muestras cuatro dedos con garras en cada uno, que le permiten correr unos kilómetros en minutos. Las patas delanteras, son bastante cortas, las cuales hacen una diferencia muy relevante por el tamaño general de su cuerpo. Estas no tienen tanta fuerza pero pueden tomar a sus presas con ellas, pero por poco tiempo, puesto que ellas no soportan un peso constante. Su cuello no es muy largo, pero es bastante equilibrado con el tronco y la cabeza del dinosaurio. La cola es larga, lo suficiente para hacer ataques con ella. Además, por medio de ella mantiene un equilibrio a la hora de mantener su cuerpo sin moverse o para dirigir las carreras que realiza.tamaño de albertosaurus

Su cuerpo es robusto bastante grande pero con fuerza en cada uno de sus músculos para soportar ataques o realizarlos con suficiente energía para derrumbar a su contraparte. Su piel presenta características tipo rocosas, es decir, es rasposo pasar la mano; básicamente se parece a la de un reptil.

Características de alimentación

Era un animal totalmente carnívoro, con el uso de sus dientes y garras, realizaba ataques constantes a su presa, con el objetivo de debilitarla hasta poder exterminarla para luego devorarla con bastante ímpetu.

Por lo general, los Albertosaurus atacaban directamente al cuello, con el fin de cavar con ellos rápidamente; pero en algunas ocasiones su presa presentaba pelea, para protegerse y escapar de sus ataques, pero a la final perdían ante tanta fuerza y la cantidad de golpes y cortadas por parte de los dientes. Cabe acotar que, su principal presa eran las especies herbívoras, las cuales, siempre eran indefensas contra este dinosaurio tan depredador. En algunas ocasiones, presentaban cazas en manada, para obtener más comida.

AlbertosaurusComportamiento general

De acuerdo a los estudios de los paleontólogos, se considera que al ser carnívoros, estos presentaban comportamiento muy territoriales. Puesto que su principal objetivo era tener un espacio en el que las especies herbívoras y otras más, estuvieran al alcance para el presentar caza. Por lo que muchos compañeros de raza luchaban para conseguir dichas parcelas.

A pesar de ser animales tan grandes, estos se comportaban de manera sigilosa delante de las presas, estudiaban la actitud de las mismas para poder al final obtener el premio de comer.

En épocas, en las que estaban en celo, normalmente existían luchas entre machos, porque no eran muy abundantes las hembras, no obstante, estas aparecían de forma voluntaria para quedar en estado. Las mismas se quedaban con las crías en el momento de su nacimiento, para estar allí hasta que tuvieran la edad suficiente para que se defendieran solos.